miércoles, 8 de enero de 2014

¿Cómo serán los hospitales del futuro? ('retake')


Aunque el NHS ya no es lo que eray probablemente no sea ya el espejo en el que debamos mirarnos, (sobre todo tras los sucesivos recortes presupuestarios y el progresivo desmantelamiento que está sufriendo en los últimos años), puede decirse, con carácter general, que siempre hay que estar atentos a los numerosos documentos, estudios, informes o libros blancos que se realizan en (sobre) la sanidad británica. Desde hace décadas el Reino Unido ha venido siendo un laboratorio permanente de innovaciones en el ámbito de la organización y gestión sanitaria, destacando importantes avances en economía y sociología de la salud, evaluación de tecnologías o sobre la participación y el papel de los pacientes/ciudadanos. La incorporación de nuevas herramientas de análisis y la aportación de diferentes planteamientos, siempre con un enfoque plural e interdisciplinar, han contribuido a la formación y a la mejora del desempeño de muchos profesionales en estas áreas.

En marzo de 2012 el Royal College of Physicians creó la Future Hospital Commission, como un grupo de trabajo independiente con la tarea de identificar cómo deberían adaptarse los servicios hospitalarios para satisfacer las necesidades de los pacientes, ahora y en el futuro. El resultado es el informe Future hospital:caring for medical patients publicado a mediados de septiembre de 2013.

En una entrada de su blog “Salud con cosas” (El hospital del futuro) Miguel Ángel @manyez casi nos emplazaba a realizar nuestro propio análisis del documento, que por otra parte él ya adelantaba y resumía, (como siempre con muy buen criterio).
Conviene leer detenidamente los compromisos y recomendaciones del Informe, cuya redacción y conclusiones finales aparecen claramente marcadas por los aparatosos sucesos ocurridos en el hospital de Staffordshire, que ya reflejaba el Francis Report.

 Me limitaré a exponer dos de los aspectos que más me han interesado acerca de los principios y valores en los que, a juicio de la Comisión, deberían sustentarse los hospitales del futuro…
Por un lado, una serie de principios fundamentales que deben inspirar la atención y el cuidado a (de) los pacientes. Por otro, los principios básicos del profesionalismo médico, que en realidad deberían constituir unas auténticas ‘señas de identidad ‘del comportamiento y la práctica de cualquier profesional sanitario.

(Once) Principios para el cuidado de los pacientes

Los profesionales sanitarios y los hospitales deben proporcionar a los pacientes unos cuidados compasivos y de alta calidad, que den respuesta a sus necesidades clínicas. Para conseguirlo, los servicios deberían diseñarse teniendo en cuenta los siguientes principios, que constituyen la base de las recomendaciones sobre el hospital del futuro:

1. Como norma fundamental que siempre debe cumplirse en la atención sanitaria, los pacientes deben:
- ser tratados con amabilidad, respeto y dignidad, respetando la privacidad y confidencialidad
- recibir confort físico, incluyendo el control efectivo del dolor
- recibir alimentación y nutrición adecuadas y ayuda para realizar las actividades de la vida diaria
- estar en un entorno limpio y cómodo
- recibir apoyo emocional y alivio frente al miedo y la ansiedad, sobre cuestiones tales como su situación y estado clínico, pronóstico e impacto de la enfermedad sobre ellos mismos, sus familias y sus finanzas.

2. La experiencia del paciente ha de valorarse tanto como la efectividad clínica; hay que medirla, informar sobre ello a los responsables de los servicios y actuar en consecuencia.

3. La responsabilidad en los cuidados de cada paciente debe estar clara y debe comunicarse. Existirá una línea de responsabilidad claramente establecida para la atención de cada paciente, conducida por un médico especialista junto a una enfermera responsable de planta. Los médicos desempeñarán este papel de forma rotatoria durante un periodo de tiempo.

4. Los pacientes tendrán acceso a la atención de manera efectiva y con puntualidad, minimizando los tiempos de espera para citaciones, pruebas, ingresos y altas hospitalarias.

5. Los pacientes no deben ser trasladados de habitación si no es estrictamente necesario para sus cuidados clínicos. La atención y quienes la proporcionan deben acudir al paciente, y no al revés.

 6. Deben existir acuerdos sólidos y planificados para la transferencia y el traspaso de cuidados entre equipos y unidades y entre el hospital y la comunidad.

7. La comunicación con los pacientes es un elemento fundamental del profesionalismo médico. En este sentido, una buena comunicación con (y sobre) los pacientes debe ser la norma, compartiendo información con (entre) familiares y cuidadores. Los profesionales sanitarios deben ser entrenados adecuadamente en habilidades de comunicación con los pacientes y sus familiares, incluyendo el diagnóstico y manejo de las demencias.

8. Hay que (re)diseñar los cuidados para favorecer la autonomía, el autocuidado y la promoción de la salud. El trabajo con los pacientes para favorecer su capacitación (empowerment) es un aspecto básico del profesionalismo médico. Ello supone compartir la toma de decisiones, facilitar el acceso de los pacientes a la información y proporcionarles educación y consejo experto sobre su estado clínico, evolución y pronóstico. Los profesionales deben adquirir habilidades para compartir decisiones y alentar a los pacientes en su autocuidado (por ejemplo mediante técnicas de entrevista motivacional, explicación de riesgos, etc.).
 
9. Los servicios deben diseñarse para satisfacer las necesidades individuales de los pacientes, incluyendo los más vulnerables, es decir pacientes mayores, frágiles, con deterioro cognitivo, déficits sensoriales o con problemas de salud mental. El entorno físico debe adaptarse y ser adecuado para todo tipo de pacientes, (demencia y otros), y sensibles desde el punto de vista cultural a las múltiples y diferentes necesidades de apoyo.

10. Todos los pacientes tendrán un plan de cuidados que recoja sus necesidades clínicas y de apoyo, implicándoles en la planificación del mismo. Deben verificarse sus preferencias, adoptando las medidas necesarias para optimizar el control de síntomas. Hay que ayudar a los pacientes y a sus familias de manera que se mejore su dignidad y confort, incluyendo a los pacientes que se encuentren en sus últimos días de vida.

11. El personal debe ser apoyado para proporcionar una atención segura, compasiva y comprometida con la mejora de la calidad. El hospital debe apoyar a los médicos para incorporar los principios del profesionalismo en su práctica habitual. El bienestar del personal y su implicación constituirán una prioridad, de cara a promover buenos resultados en los pacientes.

Principios del profesionalismo médico

Los médicos deben aportar el liderazgo clínico para el cuidado total del paciente, trabajando de forma individual y a nivel del sistema. Todos los médicos deben sentirse responsables de la calidad de los cuidados básicos proporcionados a los pacientes y tomar las medidas oportunas si son conscientes de que son inadecuados, con independencia de si el paciente está o no 'bajo su cuidado'. Esto está en el centro del profesionalismo médico.


1. La Medicina es una vocación en la que los conocimientos del médico, su juicio y sus habilidades clínicas se ponen al servicio de la protección y restauración del bienestar humano. Este objetivo se lleva a cabo a través de una alianza entre médico y paciente, basada en el respeto mutuo, la responsabilidad individual y una apropiada ‘rendición de cuentas’ (accountability). Los médicos están comprometidos con:
  
-          integridad
-          compasión
-          altruismo
-          mejora continua
-          excelencia
-          trabajo conjunto con el resto de miembros del equipo
  
2. Los valores profesionales deben expresar la necesidad de:

i- Liderazgo clínico para una atención global a los pacientes, trabajando en la atención directa al mismo y a nivel del sistema para organizar la atención general a todos ellos. La 'atención global al paciente' cubre los cuidados que reciben a través de diferentes especialidades, distintos dispositivos asistenciales y en todos los dominios de la calidad, (por ejemplo, seguridad, resultados y experiencia). Esto incluye la responsabilidad de plantear preguntas y adoptar medidas cuando existan preocupaciones sobre los estándares de la atención.

ii- Comunicación efectiva con los pacientes, sus familias y cuidadores. Los médicos y el resto del personal deben estar entrenados en métodos y habilidades de comunicación con los pacientes y sus familias, incluyendo el diagnóstico y tratamiento (manejo) de la demencia y el delirio.

iii- Capacitar (to empower) a los pacientes. El personal médico debe adquirir habilidades para la toma de decisiones compartida y fomentar un mejor autocuidado por los pacientes (por ejemplo mediante técnicas de entrevista motivacional, explicación de riesgos, etc.).

iv- El personal médico tiene la responsabilidad de comunicarse y colaborar con otros equipos y profesionales para asegurarse de que los pacientes reciben cuidados eficaces a lo largo del sistema de asistencia sanitaria y social.
____________________

En conclusión, la visión del hospital del futuro incluye una serie de principios que articulan un ‘nuevo modelo de atención clínica’, basado en la centralidad del paciente, la colaboración, coordinación y continuidad de los cuidados entre hospital y comunidad, una adecuada información y comunicación, el respeto en la toma de decisiones compartida, la mejora continua, la orientación hacia la investigación e innovación, la medición de los resultados y la incorporación y consideración del profesionalismo sanitario en la práctica habitual a todos los niveles.

Finalmente, el Informe establece un conjunto de 50 recomendaciones a modo de “hoja de ruta” que permita alcanzar ese modelo futuro de hospital en el que todos los pacientes reciben una atención segura y de alta calidad, coordinada para satisfacer sus necesidades clínicas en todo momento. Estas recomendaciones se basan en los mejores servicios hospitalarios existentes, tomando ejemplos innovadores y orientados al paciente para desarrollar ese modelo integral de atención hospitalaria apto o necesario para el futuro.

En todo caso un Informe de lectura prácticamente obligada…

2 comentarios:

  1. Buen post e interesantes bases teóricas. Lo que me pregunto es ¿cómo serán los centros de salud del futuro? Si es que serán...
    Saludos sin demasiada visión futura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión varios de los principios y recomendaciones que se recogen sobre los hospitales serían también aplicables al ámbito los centros de salud, en especial los que se refieren a continuidad e integración de cuidados, no solo en el sector sanitario, sino con (junto a) el sector de servicios sociales. Otro tanto puede decirse de los principios expuestos sobre la profesionalidad médica, válidos para el ámbito hospitalario o extrahospitalario.
      Saludos y gracias por tu comentario, José Manuel.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...