sábado, 15 de febrero de 2014

Chistes de (sobre) médicos

                                                                                                                                                Viñeta de Quino

Nos ha llamado la atención un curioso artículo de un grupo de investigadores del Dartmouth Institute for Health Policy and Clinical Practice de EEUU, publicado en el siempre interesante Journal of Medical Internet Research (J Med Internet Res 2014;16(2):e41) acerca de los chistes sobre médicos en las redes sociales: Did You Hear the One About the Doctor? An Examination of Doctor Jokes Posted on Facebook (“¿Sabes el del médico? Un examen de los chistes de médicos colgados en Facebook”).

Desde El chiste y su relación con lo inconsciente, el conocido libro de Sigmund Freud publicado en 1905, que definía el chiste como la aptitud para hallar semejanzas en lo desemejante, (vale decir, semejanzas ocultas), los medios y los recursos para el ejercicio del humor y la comicidad han cambiado radicalmente. El desarrollo de las viñetas y de los chistes gráficos, la aparición de la radio, del cine y de otras modernas tecnologías, tanto como la extensión de la libertad de prensa e información, han supuesto una transformación de los mecanismos y de las fórmulas empleadas tradicionalmente para promover la ironía, el ingenio y el humor. Una curiosa definición recogida en aquel libro se basaba en esta idea: «El chiste es el sacerdote disfrazado que casa a cualquier pareja», a lo que se agregaba a continuación: «Casa de preferencia a aquellas parejas cuya unión los parientes no consentirían».

Otros puntos de vista aducidos para la definición conceptual o la descripción del chiste, y en cierto aspecto enlazados entre sí, son el «contraste de representación», el «sentido en lo sin sentido (en el disparate)», y el «desconcierto e iluminación».

Las redes sociales como Facebook –explica el artículo- se han hecho inmensamente populares en los últimos años, representando una oportunidad única para que los investigadores puedan “escuchar” la “conversación colectiva” sobre (algunos de los) problemas sociales actuales.

El objetivo de este curioso estudio consistía en explorar el humor relacionado con los médicos a través del examen de los chistes sobre médicos colgados en esa red social.

En la Introducción del trabajo los autores sugieren algunas posibles implicaciones sociales acerca de los chistes y las bromas sobre la profesión médica y la actividad sanitaria. Aunque los chistes de médicos son muy viejos, es posible que pudiera existir alguna relación con el declive en el prestigio, en el estatus y en la autoridad profesional que viene ocurriendo en las últimas décadas. Algunos han señalado también a esta pérdida de prestigio como una posible causa de la insatisfacción de muchos facultativos con su propia carrera profesional.

Para llevar a cabo el trabajo realizaron un estudio transversal sobre 33.326 usuarios monitorizados de Facebook, 263 (0,79%) de los cuales habían publicado un chiste que hacía referencia a médicos en su muro de Facebook durante un período de observación de 6 meses (del 15 de diciembre de 2010 al 16 de junio de 2011). Compararon las características de los (así llamados) “chistosos”, con los “no chistosos” e identificaron las características de los chistes que predecían su éxito, medido por haber suscitado al menos una “risa electrónica” (por ejemplo, un LOL o "laughing out loud"), así como el número total de "me gusta" que recibió el chiste en Facebook.

Los resultados del trabajo mostraron que del grupo de los ‘chistosos’ 156 hicieron un único chiste sobre médicos y eran de la misma edad que los ‘no chistosos’, pero tenían redes sociales más amplias (mediana de amigos en Facebook de 227 vs 132, P <.001) y tenían más probabilidades de ser divorciado, separado o viudo (P <.01). En el 39,7% (62/156) de los que hicieron un único chiste, éste era a expensas de los médicos. Los chistes y bromas a expensas de los médicos en comparación con las que no lo son tienden a ser más exitosos en la obtención de una risa electrónica (46,5% frente a un 37,3%), aunque la asociación no fue estadísticamente significativa. Los chistes que se basaban en acontecimientos actuales también recibieron considerablemente más “me gusta” de Facebook.

Ejemplos de chistes a expensas de médicos seleccionados de Facebook

Los autores sostienen que “la risa es la mejor medicina” y concluyen que este estudio proporciona un interesante punto de vista y permite hacerse una mejor idea acerca del uso de las redes sociales en la investigación sobre la salud y la medicina, incluyendo el mundo del humor relacionado con los médicos.

Más allá del interés concreto del trabajo, lo cierto es que en estos tiempos desgraciados que nos ha tocado vivir, (también en el ámbito sanitario), tal vez convendría reírnos algo más de nosotros mismos, lo que sin duda nos haría bastante menos vulnerables. Como aconsejaba Václac Havel, que como buen dramaturgo sabía bastante de ello:

"Cualquiera que se tome demasiado en serio corre el riesgo de parecer ridículo. No ocurre lo mismo con quien siempre es capaz de reírse de sí mismo."
___________________

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Estoy convencido de que, independientemente del nivel de autoestima personal que uno tenga, el no tomarse demasiado en serio, tener sentido del buen humor y practicar un sano escepticismo con un ligero distanciamiento de las cosas, suelen ser siempre una buena ayuda para superar cualquier adversidad...
      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...