domingo, 3 de febrero de 2013

El estado de la cuestión [sanitaria] (II)



A comienzos de noviembre de 2012, el Foro de la Profesión Médica de España, que agrupa a la Organización Médica Colegial de España (OMC), la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina (CNDFM), el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (CNECS) y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), se ha pronunciado sobre el Plan que la Consejería de Sanidad de Madrid pretende implantar:
 


El comunicado destaca, sobre todo, que las reformas planteadas “son injustas para los colectivos de menor renta y peor salud: el copago y desfinanciación de fármacos ya era bastante y ahora se le añade el euro por receta. Son medidas especialmente duras con los mas débiles.” Por ello, proponen:
 “Frenar definitivamente los recortes sanitarios porque las reformas no puedes ser tan injustas que afecten especialmente a la calidad asistencial y a los más débiles y necesitados. Y no pueden seguir penalizando de forma continuada a los profesionales sanitarios.”

[Recordemos que en fecha reciente el Tribunal Constitucional ha suspendido finalmente el cobro de la tasa de un euro por receta, que había sido recurrida. Sorprendentemente, y a pesar de ello, la Comunidad ha anunciado también que no devolverá lo recaudado].

Poco después de este Comunicado, la Asamblea General de la OMC, en sesión extraordinaria y urgente celebrada en el marco de la III Convención de la Profesión Médica el día 17 de noviembre de 2012, emite una breve Declaración en la que manifiesta su disconformidad con los recortes que se vienen aplicando en el SNS y su rotunda oposición con la privatización del sistema sanitario público. Al mismo tiempo, reitera su disposición y compromiso de colaboración con las Administraciones:


La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) está integrada por doce sociedades científicas (Sociedad Española de Epidemiología, Asociación de Economía de la Salud, Asociación de Juristas de la Salud, Societat de Salut Pública de Catalunya y Balears, Hipatia (Sociedad Andaluza de Salud Pública y Administración Sanitaria), Asociación Madrileña de Administración Sanitaria, Red Española de Atención sanitaria, Sociedad Canaria de Salud Pública, Sociedad Española de Sanidad Ambiental, Asociación de Enfermería Comunitaria, Asociación Madrileña de Salud Pública, Sociedad Española de Epidemiología Psiquiátrica y Sociedad Madrileña de Medicina Preventiva). Goza de un reconocido prestigio y reputación en sus informes estudios y pronunciamientos. Reconociendo la necesidad de mejorar la gestión sanitaria existente, ha hecho público también su “posicionamiento” sobre las políticas de privatización anunciadas y/o emprendidas ya en otros lugares (fórmulas PPP-PFI). Alertan sobre la supuesta bondad de algunas de estas fórmulas de ‘colaboración público-privada’ y el elevado riesgo financiero que suponen para la propia Administración Pública, reclamando fundamentalmente claridad, información, publicidad y transparencia.


Algunas de las medidas adoptadas, y determinadas noticias aparecidas en distintos medios sobre posibles intereses o ‘extrañas’ relaciones entre el sector público y el sector privado sanitario, parecen haber producido una ola de creciente malestar, recelo e impopularidad sobre las soluciones propuestas. Algo que resulta bastante comprensible en un contexto de aguda crisis económica, con graves situaciones personales de inseguridad y desprotección social. Quizás por ello, el pasado 29 de noviembre el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), formado por los principales hospitales privados y compañías de seguros del país, emitió un -cuando menos curioso- Comunicado Oficial para “aclarar” que los modelos de gestión sanitaria basados en la colaboración público-privada "no son sinónimo de privatización" (sic).

[Recordemos que IDIS está integrado por 18 grupos de hospitales privados y compañías de seguros implicadas en la sanidad privada en España: Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES), ADESLAS SegurCaixa, ASISA, AXA, Capio Sanidad, Caser, DKV, ERESA Grupo Médico, Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ), Grupo Innova Ocular, Grupo Hospitalario Quirón, Grupo Recoletas, HM Hospitales, Hospitales NISA, Grupo Hospiten, MAPFRE, SANITAS y USP Hospitales].

Siguiendo sobre este mismo asunto la Asamblea de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), que agrupa a un total de 37 sociedades científicas, ha hecho también una declaración ante el anuncio de privatización de la gestión de parte de los servicios sanitarios públicos de la Comunidad de Madrid. Entre las principales consideraciones del documento se explica el evidente trasfondo ideológico que subyace a la afirmación de que la gestión privada es más eficiente que la pública y, sobre todo, se denuncia –una vez más- la ausencia de debate público, la falta de transparencia y de rendición de cuentas, así como la falta de consulta y participación de los agentes implicados. Ello hace que las medidas adoptadas carezcan de toda legitimación técnica, social y política:

·         “La Sanidad a debate” (FACME) (5 de diciembre de 2012).

En la misma línea, unos días más tarde, la misma FACME presentó otro Manifiesto al que se adhirieron el Consejo General de Colegios Médicos de España y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, reiterando los argumentos ya expuestos y reclamando la participación como interlocutores necesarios, el diálogo, el debate y el pacto:

La “renacida” Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) ha elaborado un completo y detallado  Informe, cuya lectura es muy recomendable, en el que da respuesta al Plan de la Comunidad de Madrid:


De nuevo en estos inicios de 2013 la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), presumiendo de su “amplia experiencia práctica en estos temas” presenta una declaración pública para dar su “opinión y ofrecer una visión más profesional, sosegada y ponderada en el debate sobre estos aspectos” (sic):


Pero a pesar de esta amplia repercusión mediática, y de la proliferación de comunicados, informes y contrainformes, que manifiestan una lógica y evidente preocupación social y profesional, no es verdad que se haya abierto un debate público y una interlocución sobre los distintos modelos de provisión sanitaria en el seno del SNS. Las medidas que se están adoptando en distintas Administraciones Públicas se están llevando a cabo por imposición, sin consulta, sin participación y sin diálogo, como se viene denunciando en distintos foros. La Asamblea de la OMC lo ha expresado una vez más de forma muy clara en su reunión de 21 de enero:


Conviene destacar algunas de las rotundas aseveraciones que contiene el Manifiesto (las negrillas son nuestras):

1.         los Médicos no son los culpables del deterioro del Sistema Sanitario y quiere denunciar el inadecuado trato que, en muchos casos, vienen recibiendo de algunas Administraciones Públicas.
2.         la gestión del Sistema Nacional de Salud (SNS) y de las distintas Autonomías no es la adecuada y que es imprescindible afrontar su cambio para conseguir la mejora y el mantenimiento de la calidad del Sistema. Considera que esta GESTIÓN debe tener sus fundamentos en criterios profesionales y científicos y no exclusivamente políticos ni economicistas.
3.         …no comparte las medidas de recorte indiscriminadas que se vienen aplicando, por entender que ponen en peligro la mencionada calidad y que incluso algunas de ellas atentan contra la seguridad de los pacientes.
4.         …exigir su PARTICIPACIÓN activa en el análisis para la mejora del Sistema Sanitario y se reitera en su explicito compromiso público de colaboración, encaminado a devolver al SNS a los niveles de calidad, equidad y universalidad que siempre ha tenido.

Aunque se encuentra adherida a la FACME, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha elaborado de forma independiente un manifiesto propio, en el que expresa su preocupación por la situación sanitaria actual y exige que se promueva un Pacto por la Sanidad que tenga en cuenta la opinión de los profesionales:

Por último, también en el mismo mes de enero, la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) junto a sus sociedades autonómicas federadas (excepto Galicia y Valencia, que se autoexcluyeron) han hecho público otro comunicado:


La SECA hace hincapié (también) en la necesidad de compartir información y actuar con publicidad y transparencia para poder evaluar los distintos modelos y fórmulas de gestión, compartir resultados y hacer frente a los problemas estructurales y financieros que tiene el SNS. Las “…carencias en la información entre los servicios de salud de lo que funciona y de lo que requiere revisión, limita la capacidad para la toma de decisiones de administradores, gestores y de los profesionales, y no contribuye a generar confianza entre los ciudadanos.”
____________________________________

Todavía llegarán más informes, estudios, comunicados y manifiestos... Y tendremos que seguir hablando, ofreciendo y reclamando transparencia, debate, rigor en el análisis, compromiso, diálogo y participación:

“Frente a la superficialidad, la profundidad y el rigor. Volver a recuperar la importancia de los detalles, de los matices. Olvidar la brocha gorda y matizar. Porque (…) el matiz es un hilo de sutura. Los matices son como puntos de sutura de las relaciones a través del diálogo para activar la cooperación.” (José Luís Larrea. Superficialidad y estupidez).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...