viernes, 5 de octubre de 2012

Redes y actores: el tejido de nuestras vidas


“Conéctate. Seremos más grandes si estamos juntos…”
Dolors Reig @dreig

¿Redes exclusivas, generalistas o improvisadas? #CarnavalSalud

Confieso que lo primero que se me ocurrió cuando leí la pregunta de este #CarnavalSalud fue si no se trataba de un debate superado, no porque alguien se hubiese planteado ya la cuestión, sino superado por los hechos y la propia realidad. 

Pensar y actuar (informar, compartir, comunicar, inter-actuar) en red supone, en gran medida, renunciar a la soberbia y presuntuosa dictadura de los expertos, a esa férrea “lógica de la eficacia” que (aún) domina gran parte del pensamiento económico, administrativo y gerencial en la teoría de las organizaciones y de la acción colectiva. Hoy, todo lo sabemos entre todos, por citar un lugar común.

Con el advenimiento de la ‘sociedad red’ basada en redes que procesan, almacenan y transmiten información sin restricciones de distancia, tiempo ni volumen, Internet se ha convertido en lo que alguien ha denominado como “el tejido de nuestras vidas”, no solo un medio de información y comunicación, sino de interacción y de organización social. En este contexto vuelve a tomar ventaja el factor humano, cada vez menos intercambiable en las relaciones de producción. Para seguir siendo útiles, competitivas y enfrentar los problemas complejos de nuestro tiempo, las empresas y organizaciones deben movilizar recursos personales y reintroducir la preocupación por las relaciones humanas entre todos los actores del sistema, tanto con los externos como con los internos. Lo social, la conversación humana se convierte así en elemento esencial entre los factores de producción o de prestación de servicios (véase el Manifiesto Cluetrain). Las redes sociales pasan a ser un instrumento principal para comunicar, crecer, aumentar el conocimiento, captar, distribuir, intercambiar e innovar, también en la organización/empresa sanitaria.

Volviendo a la pregunta inicial, como ya comentaba @ChemaCepeda en su Salud Conectada, con el primer post de este #CarnavalSalud, según los fines y objetivos buscados, la utilidad y usos que se pretendan, cada tipo de red puede tener su función, bien como herramienta de comunicación o como lugar de encuentro y colaboración entre profesionales para trabajar, compartir e intercambiar conocimiento e información. Vale la pena revisar en el post de Red Salud Andalucía el enlace a una posible clasificación y tipología general de las redes sociales recogida en un monográfico sobre redes sociales publicado por en la página del Observatorio Tecnológico del INTEF y una clasificación específica de las redes sociales sobre salud aparecida en la RevistaeSalud.com.

Se trata por tanto de encontrar ventajas, utilidad (personal, profesional, social) interés y beneficio como usuarios. En este sentido recordaba Óscar Zurriaga @ozurri en Epi y Mas que “hay que estar donde está la gente”, sea en redes generalistas o especializadas, pues “más gente implica más y mejores ideas”, como bien dice Miguel Ángel Máñez  @manyez.

Seguramente no existe la red ideal y, como en el mundo biológico, “la riqueza está en la diversidad”, (Toño G. Parada @TGPSite dixit), aunque  también aquí seguirán evolucionando, apareciendo y desapareciendo especies, es decir, redes, comunidades, foros, wikis, blogs… Es la lógica y acelerada selección del ‘darwinismo digital’.

El sociólogo francés Michel Crozier, teórico del análisis social y de políticas de las organizaciones daba una serie de consejos a los directivos y responsables de las modernas empresas. Sirven para todos:

·         En primer lugar, estar a la escucha de todos los agentes involucrados, no atender solo a las jerarquías.
·         Frente a la complejidad de nuestra época, la simplicidad es la única respuesta posible: simplicidad de las estructuras, simplicidad de los procedimientos y simplicidad de las relaciones.
·         Por último, en esta era de la incertidumbre, tal vez haya que saber renunciar a nuestras certezas. El tiempo de los expertos y de los tecnócratas era el tiempo de las soluciones; ahora nos encontramos en el tiempo de los problemas.

Las redes, unas veces exclusivas, otras generalistas, de conveniencia o improvisadas, nos ayudarán en este recorrido. Como profesionales sanitarios, cuanto más fuerte sea la incertidumbre, más necesidad tendremos de saber hacer participar a todas las partes implicadas en el despliegue de los problemas y contradicciones, y crear las condiciones que permitirán a los actores elaborar ellos mismos las soluciones y oportunidades.

Información, comunicación, participación, podría ser la tríada más sencilla y definitoria de las redes sociales, de cualquier tipo y condición. Y puestos a hacer ejercicios de elección y selección, prefiero no renunciar a nada. Mi recomendación sería algo así como un cierto llamamiento al eclecticismo  y a la “promiscuidad 2.0”, lo que enlazaría bien con esa propuesta que hacía @monicamoro en favor del “multitasking improvisado”…

Saludos a todos(as).
____________________

8 comentarios:

  1. Gracias por la mención Rodrigo.

    Me quedo con esa reflexión final, la clave son esos 3 conceptos: información+comunicación+participación, dejando al margen el tipo y la condición de las distintas Redes.

    Un saludo,
    Toño G. Parada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Toño. De acuerdo contigo en que la triada I + C + P sería una buena síntesis del significado de las RRSS.

      Eliminar
  2. De las entradas de esa lluvia de ideas que han organizado en #carnavaldesalud esta me parece la que mejor sintetiza lo "hard" de los temas de redes sociales... No conocía las teorías de Croizer (ya puedo ir a dormir hoy) pero comparto los enunciados que describes.

    La tecnología de los blogs ha de dar paso a más visibilidad de las interacciones y a que cada usuario pueda agrupar esas interacciones etiquetandolas y, ¿porqué no?, valorándolas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Xose Manuel. Fíjate que el libro en el que Michel Crozier expone esas recomendaciones recogidas en la entrada es del año 1989: "L'Entreprise à l'écoute", antes de la eclosión de Internet (!). Como teórico es conocido sobre todo por sus trabajos sobre análisis de políticas públicas (policy analysis) y teoría de las organizaciones, muy influido por la Teoría de Sistemas de L.V. Bertalannffy, de ahí que sus enfoques puedan aplicarse bien a las RRSS.

      Eliminar
  3. Buena reflexión como siempre, Rodri. Me gusta ese llamamiento final al eclecticismo y la idea de la promiscuidad 2.0. Un placer leerte. Saludos. Luisa Acedo

    ResponderEliminar
  4. Lo que aprendo cuando te leo, gracias. Como dice Xose Manuel, ya puedo irme a dormir tranquilo jeje.

    Un abrazo y gracias por citarme en tu blog. Un placer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel Ángel. Ya está dicho: todo lo sabemos entre todos, lo que supone, obviamente, que todos aprendemos de todos...
      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...