martes, 17 de junio de 2014

Reformar (transformar) desde dentro (II)

 Children from Bradford, England, line up for a dose of medicine (1939). Foto: Jot Down Magazine

Uno de los capítulos del Informe Reforming the NHS from within. Beyond hierarchy, inspection and markets que hemos encontrado más interesantes se refiere expresamente al papel que deben jugar los pacientes en este proceso:
Muchos de los ejemplos de las excelentes organizaciones sanitarias citadas (high-performing health care organisations) han centrado sus esfuerzos de mejora en situar a los pacientes en el primer lugar de sus preocupaciones (putting the patiens first) y proporcionar mejores resultados para los ciudadanos y pacientes utilizando grupos de trabajo conjunto con enfermos y familiares para anteponer las necesidades de los pacientes.

Potenciar el papel de los pacientes y usuarios en el marco de los equipos de atención es una de las innovaciones que deben incorporarse a las nuevas formulas de prestación de servicios. Ello incluye experiencias de diseño compartido de los planes de atención y cuidados, en los que los pacientes deben ser co-partícipes y co-productores en el proceso de atención sanitaria. Supone también que hay que apoyar a los pacientes para que puedan desempeñar un papel activo como “pacientes expertos” en su propio cuidado. El incremento creciente de la prevalencia de enfermedades crónicas y de larga duración subraya la importancia de ese apoyo al autocuidado.

La toma de decisiones compartida entre pacientes y proveedores de cuidados es otra de las vías en las que las necesidades de los pacientes deben ser priorizadas y situarse en primer lugar. Las preferencias del paciente sobre posibles opciones de tratamiento han de ser tenidas en cuenta para conseguir una atención más personalizada. Los “cuidados autodirigidos” permiten a los usuarios y pacientes asumir un mayor grado de control sobre su cuidado y los servicios y apoyo que precisan. Algunas experiencias con resultados positivos en el uso de los llamados “presupuestos personales de salud” (personal health budgets), que pueden emplearse para ‘comprar’ servicios de apoyo social, apuntan también en este mismo sentido.

De cara al futuro las TIC tienen un gran potencial para revolucionar la experiencia de usuarios y pacientes, como puede comprobarse en otros sistemas sanitarios que ya están haciendo uso de este tipo de tecnologías para transformar el modo de comunicarse entre pacientes y proveedores de atención sanitaria. Algunos sistemas integrados de atención como Kaiser Permanente o Group Health, por ejemplo, han invertido en sistemas globales de información sanitaria que permiten a sus asegurados el acceso on line a su historia clínica digital, al resultado de sus pruebas y a las prescripciones, pueden concertar citas y comunicarse vía e-mail con sus médicos y otros proveedores de cuidados. También se anima a los usuarios a utilizar el teléfono para pedir consejo médico. Group Health ha aprovechado la tecnología junto a otras innovaciones para rediseñar todo su sistema de provisión de atención primaria, utilizando las consultas presenciales sobre todo en aquellos casos con necesidades complejas que requieren más tiempo con el médico.

En otro informe elaborado en 2012 para King’s Fund, Angela Coulter argumentaba la necesidad de mantener un enfoque estratégico dirigido hacia la implicación del paciente, que debía estar basado en ocho elementos centrales:

·         Liderazgo fuerte y comprometido
·         Dedicación entusiasta
·         Implicación activa de pacientes y familias
·         Claridad en los objetivos
·         Centrarse en el personal
·         Capacitación del personal
·         Dotación adecuada de recursos en el diseño de la atención
·         Medición del desempeño y retroalimentación

El desafío para transformar (de verdad) la prestación de atención sanitaria es poner en marcha todos estos elementos y superar los obstáculos que impiden su desarrollo efectivo.
 ________________________________________________________________________

El siguiente diagrama ilustra las principales presiones externas y los factores internos que impulsan la(s) reforma(s) en las organizaciones sanitarias:

Main external pressures and internal factors that drive reform in health organisations

En fin, parece que aún tenemos mucho camino que recorrer en nuestro hoy maltrecho SNS…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...