lunes, 9 de junio de 2014

En busca de la excelencia profesional...

Con el lema EL ADMINISTRATIVO DE LA SALUD, VALORES ACTUALES, el próximo día 12 de junio arranca en Cuenca la 4ª edición del Congreso de la Asociación de Administrativos de la Salud (AAS)que se desarrollará durante los días 12, 13 y 14 de junio de 2014.

Declarado de interés sanitario por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y de interés científico sanitario por la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla La Mancha, el Congreso presenta un interesante Programa, que se inicia con una Conferencia Inaugural de Rafael Bengoa:

“Las claves para el nuevo SNS: Sostenibilidad y Transformación”.

La convocatoria el Congreso servirá una vez más para intercambiar conocimientos y experiencias, ideas, puesta en marcha de programas, en definitiva, abordar aspectos que interesan a este colectivo profesional y que de manera directa también afectan al usuario de los servicios sanitarios. Como recuerda Juan Carlos García Benito, Presidente de la AAS: “no debemos olvidar que, el administrativo forma parte de la estructura de los servicios sanitarios y, en muchos casos, es la primera imagen, la puerta de entrada, con la que el ciudadano se encuentra cuando entra al sistema.”

En los últimos años, la Sociedad Española de Atención al Usuario de la Sanidad (SEAUS) ha venido colaborando regularmente con la AAS. Así, en el marco de este Congreso se presentará la publicación El administrativo de la salud: conceptos básicos para alcanzar la excelencia profesional fruto del trabajo conjunto llevado a cabo por varios profesionales, miembros de ambas Asociaciones. Se trata de un documento que recoge una serie de puntos que se consideran de gran importancia para lograr la excelencia en la actividad propia del administrativo de la salud incluyendo una serie de textos, y la bibliografía revisada para la definición de dichos puntos.

Transcribimos a continuación el texto de la Presentación de esta Guía, que en breve estará disponible en las páginas Web de las dos Sociedades:

La experiencia de enfermar pone a la persona ante una de las situaciones más difíciles de sobrellevar: el itinerario de la incertidumbre. El devenir del itinerario de la incertidumbre es inevitable, pero humanizar la navegación por el mismo no debería serlo.
Albert J. Jovell

Los estatutos de la Sociedad Española de Atención al Usuario (SEAUS) definen su misión como la contribución a la mejora de la calidad de los servicios sanitarios, fomentando la difusión y aplicación de los derechos y deberes de los usuarios de la sanidad y promoviendo el dialogo entre estos, los profesionales de la salud y las instituciones sanitarias, al objeto de conseguir una mejor comunicación y participación. De hecho, las unidades de atención al usuario/paciente actúan como intermediarios y facilitadores del acceso a los servicios sanitarios mediante la información, orientación, derivación y resolución, y en su caso, de las sugerencias, reclamaciones y/o disconformidades recibidas en los mismos. Su labor es, por lo tanto, fundamental para permitir la participación de los ciudadanos en el sistema, contribuir a reducir la incertidumbre y ayudar a la navegación a través de la creciente complejidad de las modernas organizaciones sanitarias. En esta tarea es indudable también, y resulta oportuno y obligado señalar, el papel destacado que desempeñan los profesionales que prestan sus servicios en áreas o funciones administrativas, cuyo trabajo se ha hecho cada vez más visible y se ha venido poniendo de manifiesto gracias a la labor que desde hace tiempo realiza la Asociación de Administrativos de la Salud (AAS).

Los pacientes y usuarios que requieren atención sanitaria tienen derecho a exigir una asistencia óptima desde el punto de vista de la calidad científico-técnica, así como a recibir el tratamiento y los cuidados que necesitan en un ambiente de confianza, amabilidad y confortabilidad al que los profesionales estamos obligados a contribuir, cada uno desde su puesto de trabajo. Desde esta perspectiva, la presente publicación resultado de la colaboración y de la confluencia de intereses entre la SEAUS y la AAS, pretende ser una herramienta que ayude a mejorar la relación entre el sistema sanitario y los pacientes, en un contexto cada vez más complejo, cambiante, plural y globalizado en el que la atención debe fundamentarse en la corresponsabilidad, la transparencia, la participación y la búsqueda de la excelencia.

Es casi un lugar común decir que las organizaciones sanitarias actuales deben ser empresas excelentes, basadas en la gestión del conocimiento, en las que la calidad y la mejora continua deben ser un elemento clave para su progreso, su desarrollo y su buen gobierno. En este sentido, como indica el propio título de este documento-guía, El administrativo de la salud: conceptos básicos para alcanzar la excelencia profesional, se marca precisamente ese ambicioso objetivo en la actividad propia de los administrativos de la salud, teniendo en cuenta que la excelencia no es una meta o un fin en sí misma, sino un camino que exige un sólido armazón estructural, técnico y conceptual, inteligente y flexible a la vez. La ética de la organización, entendida como un conjunto de procesos que transmiten valor a todas las partes de su estructura, puede aportar ese tipo de armazón, capaz de contribuir a la mejora continua.

Puede decirse así que las organizaciones sanitarias excelentes son aquellas que fomentan la calidad, armonizan las capacidades de los equipos y del grupo a través del liderazgo, promueven las buenas prácticas, el trabajo bien hecho y la mejora continua en el ejercicio de su actividad y tratan de crear un clima ético.

Los diferentes apartados que incluye esta publicación constituyen una serie de hitos que deben tenerse en cuenta en ese recorrido conjunto y compartido por los profesionales y los pacientes, incorporando elementos básicos tales como: calidad, eficiencia, generación de valor, transparencia, información, seguridad, meritocracia, humanismo, competencia profesional, capacidad de adaptación, equidad, accesibilidad y satisfacción.

En relación con ello, si hubiera que destacar la importancia de algún aspecto particular o concreto, cabría señalar la necesidad de adquirir, mantener y aumentar de manera continua por parte de los profesionales las competencias técnicas en comunicación y afrontamiento de las situaciones conflictivas en la atención a los usuarios. La mejora permanente de la comunicación interpersonal y de las habilidades sociales debe entenderse como el desarrollo de la capacidad para simplificar conceptos y favorecer un mejor entendimiento, para escuchar y comunicarse con personas de diferentes niveles culturales y sociales, para empatizar y para manejar situaciones estresantes, manteniendo siempre una relación de respeto y confianza mutua. Estas competencias se deben mantener en la comunicación con los compañeros y con la administración.

Por otro lado, cualquier empresa u organización se entiende desde la cultura que asume y desde el conjunto de valores por los que se orienta y que les confiere su identidad corporativa, generando seguridad y transmitiendo confianza a todos sus miembros y agentes implicados. La confianza es una parte importante de lo que se denomina el capital ético de cualquier organización, pues aumenta su eficiencia productiva al potenciar el espíritu de equipo y la colaboración en el trabajo, cohesiona a sus componentes desde valores compartidos, confirma el liderazgo auténtico y promueve el compromiso con la misión. Al mismo tiempo, sirve para incrementar la reputación corporativa, el prestigio y la legitimación social de sus actuaciones.

Estamos seguros de que una lectura atenta y detenida de las recomendaciones contenidas en este documento contribuirá, sin duda, a mejorar la competencia técnica de los profesionales de las unidades administrativas, su adaptabilidad al cambio constante y su capacidad de análisis para identificar y proponer soluciones o alternativas a los problemas existentes. Todo ello debe reforzar su madurez, expresada esta en la aplicación del buen juicio, la prudencia y la sensatez, aspectos todos ellos que deben conducir a una gran determinación y capacidad de decisión en las situaciones dudosas y potencialmente conflictivas o problemáticas.

Finalmente, queremos agradecer de manera expresa el trabajo desarrollado por todas las personas que han hecho posible esta publicación, especialmente a los autores, a los expertos y revisores del documento y a los coordinadores del mismo. El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ha colaborado amablemente en la cesión de algunas imágenes de esta publicación.

Rodrigo Gutiérrez Fernández, Presidente de la SEAUS
Juan Carlos García Benito, Presidente de la AAS
Mayo de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...