jueves, 6 de marzo de 2014

Ecosistemas de (auto)aprendizaje en salud



En esta ocasión el punto de partida y la propuesta de #CarnavalSaludfeb14 es: Formación y aprendizaje en salud ¿Son posibles otros modelos? He aquí algunas pobres reflexiones hilvanadas en torno a este asunto:

Desde la perspectiva de la gestión del conocimientoes evidente que los últimos desarrollos de las TIC han permitido que los sistemas y modalidades tradicionales de formación, educación y enseñanza (en todo el mundo, en todos los niveles y en todos los ámbitos), habitualmente sujetos y condicionados por la limitación física del tiempo y del espacio, hayan dado paso y hayan facilitado la aparición desde hace unos años de aulas virtuales permanentes y asíncronas. De esta manera, las TIC evolucionadas se han convertido en herramientas y motores clave para el cambio de modelo y la transformación educativa.

Mientras la concepción de la “escuela” tradicional se mantenía anclada en los clásicos sistemas presenciales de la tradición oral, en los libros de texto y en el aprendizaje lineal, los “alumnos” actuales viven en un mundo diferente con recursos y medios diferentes, que les permiten acceder a la información de diferentes maneras. En términos generales, los estudiantes de hoy prefieren un acceso rápido y abierto a información en red e hipervinculada; prefieren conectarse y comunicarse con muchas otras personas; el uso de herramientas digitales en vez de la imprenta; los recursos multimedia antes que el texto; el aprendizaje just-in-time relevante y útil que al mismo tiempo les permita expresar su creatividad.

El ámbito sanitario es sin duda uno de los sectores profesionales donde se pone más claramente de manifiesto (a veces de forma dramática), la necesidad permanente de la continuidad de la formación y actualización a lo largo de toda la vida profesional. La aparición de una serie de herramientas digitales, singularmente de los desarrollos de la Web 2.0, han supuesto (y están suponiendo) una auténtica revolución en los sistemas de educación y aprendizaje que están contribuyendo a facilitar y mejorar esta formación.

Hasta fecha reciente las plataformas más utilizadas de aprendizaje a distancia a través de Internet (e-Learning), habían sido diseñadas desde una perspectiva centrada en la institución/organización educativa y en el grupo-clase. Sirven para gestionar alumnos, materiales, calificaciones, etc. El profesor (la organización o institución) es quien define y administra el espacio del grupo, las herramientas y los flujos de la comunicación, diseña las actividades de aprendizaje, establece los tiempos y materiales que se utilizarán y quién evalúa el rendimiento de los alumnos. Una división del trabajo habitual, y típica, en la educación formal avalada por una institución educativa. Sin embargo, Internet ha ampliado enormemente las posibilidades de educación y aprendizaje informal a lo largo del ciclo vital. En la era de la Web 2.0, la web social y participativa, de las redes sociales, del libre acceso a herramientas y servicios, de las arquitecturas de participación en comunidades y redes de práctica, muchos expertos e investigadores se preguntan cómo es posible facilitar la utilización de dichos recursos a lo largo de toda la vida e incluso integrar el aprendizaje informal y la adquisición de nuevas capacidades de manera natural en los procesos de educación formal tutelados por una institución, que normalmente constituyen la formación inicial de muchas personas. Ese es el reto hoy.
Nursing School Anatomy Class (c. 1900)
Nos encontramos pues, (también en sanidad), cada vez más inmersos en entornos de aprendizaje personal EPA (PLE o personal learning environement) donde los mismos profesionales que aprenden construyen y organizan sus propios objetivos, gestionan su (auto)aprendizaje, tanto el contenido como el procedimiento y la comunicación con otros pares en el proceso.

Muchos profesionales entienden ya que estos entornos no solo se refieren a herramientas web y tecnologías digitales, sino que abarcan y tienen en cuenta también la importancia de integrar tecnologías ‘maduras’ y otros recursos no digitales, como por ejemplo los propios compañeros de trabajo, periódicos y otros medios de comunicación, libros, televisión, radio, teatro, cine, etc. Todo aquello que pueda facilitar apoyo al profesional/estudiante para un aprendizaje significativo.

Esta idea, por lo amplio y complejo de su estructura, puede entenderse como un auténtico “ecosistema digital”. De hecho, este amplio espectro está más imbricado en el del usuario, más ligado de forma global a las múltiples interacciones y acciones de las personas, estableciéndose un “ecosistema del conocimiento”.

De esta manera, un PLE es más un concepto que un sistema informático, un conjunto de herramientas que trabajan juntas de manera abierta, interoperable y bajo el control de la persona que (auto)aprende (y no del docente o la organización/institución). Esto incluye proporcionar soporte para fijar sus propios objetivos de capacitación y (auto)aprendizaje; gestionar el mismo, tanto los contenidos como el modo de transmisión, así como la comunicación con otras personas en este proceso y conseguir, por tanto, los objetivos diseñados de aprendizaje.

En mi opinión, el futuro pasa por configurar estos entornos personales/profesionales de (auto)aprendizaje, como herramientas para el desarrollo de capacidades, adquisición de habilidades y competencias, la actualización de conocimientos, el aprendizaje informal y el desarrollo profesional a lo largo de todo el ciclo vital, haciéndolos compatibles con los sistemas (aún) vigentes. Ello provocará indudablemente una mutación o redefinición de los postulados en los que hasta la fecha se basaba la educación reglada y el aprendizaje formal, que habrá de conectarse necesariamente para asegurar la validez, acreditación o certificación de esos conocimientos.

Mi propia experiencia personal puede ser, si no representativa, sí ilustrativa de cómo se vienen produciendo estos acontecimientos:

En los últimos cinco años he tenido la oportunidad de realizar un curso de experto mediante un sistema mixto o semipresencial (Blended learning) a lo largo de un periodo de seis meses.

En varios casos he participado como alumno y he sido tutor de diferentes actividades formativas realizadas on line en distintas instituciones y organizaciones profesionales y/o académicas. De manera informal (y ‘desinstitucionalizada’) he participado también en diferentes eventos, jornadas, seminarios, etc., algunos seguidos mediante streaming y otras herramientas digitales. He tenido ocasión de seguir varios cursos MOOC (acrónimo de Cursos en línea, masivos y abiertos),  que me resultaban interesantes y que, llegado el caso, podrían acreditarse.

Participo habitualmente en varias comunidades de práctica; desde hace tiempo las redes sociales y la "blogosfera sanitaria" vienen siendo un vehículo insustituible y un torrente inagotable (e inabarcable) de ideas, un río de conversaciones, información, noticias, trabajos o estudios de investigación, que me permiten estar al día, crear y compartir libremente contenidos on line, conocer qué ocurre en el ámbito del sector salud y me ayudan a manejar de una forma más eficiente y útil el flujo de información continuo y abundante que podemos transformar en conocimiento…

Y, finalmente, también he venido asistiendo, más o menos regularmente, de manera presencial, a una serie de congresos sanitarios que siempre (siempre) me hacen recordar con una cierta -e inevitable- mala conciencia (soportable solo por el hecho de no realizar actividad clínica y por tanto no tener que prescribir medicamentos), la inquietante portada de un viejo número del BMJ, publicado en mayo de 2003, que incluía un polémico y llamativo artículo del que entonces era su director, Richard Smith, sobre las ‘conflictivas’ relaciones entre los profesionales médicos y las empresas farmacéuticas: No more free lunches BMJ 2003;326:1155


E intentando dar (una) respuesta a la pregunta planteada por #CarnavalSaludfeb14, considero que sí son posibles otros modelos de formación y aprendizaje en salud (y en otras áreas). En un mundo móvil e interconectado algunas de las claves o ideas-fuerza que están contribuyendo precisamente a derribar los muros de esa especie de "jardín vallado" sin comunicación con el resto de la red, administrado y gestionado hasta ahora solo por supuestos profesores y expertos, son las de la Web social: altruismo, colaboración, trabajo en red, interacción e intercambio, autonomía, autoorganización y horizontalización de la tradicional relación jerárquica y vertical en la transmisión del conocimiento…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...