miércoles, 25 de julio de 2012

Más (y mejor) comunicación

“La buena comunicación es aquella que consigue armonizar el flujo de la información con el fortalecimiento de la relación”.
Sebastià Serrano
“El regalo de la comunicación”. Anagrama, 2004

La atención sanitaria significa personas que atienden y cuidan a personas, lo que implica comunicación, es decir: empatía, escucha activa, compromiso, respeto, confianza y asertividad, competencia de las personas y de los equipos, y gestión de las emociones para abordar la incertidumbre y la complejidad que conlleva la tarea.

Un interesante artículo aparecido en Fiercehealthcare (July 12, 2012) confirma y viene a poner de manifiesto, una vez más, la importancia de la comunicación y de la implicación activa de los pacientes en su relación con los profesionales sanitarios, para conseguir los mejores resultados de esta interacción:


Aun cuando los pacientes quieren opinar en las decisiones de tratamiento, la mayoría no quieren estar en desacuerdo con su médico, según un estudio recientemente publicado en Archives of Internal Medicine.

Más del 90 por ciento de los pacientes podría estar dispuesto a hacer preguntas y discutir sus preferencias, y casi el 80 por ciento consideró que tenían la capacidad de estar en desacuerdo. Sin embargo, el estudio encontró que sólo el 14 por ciento de los pacientes realmente se enfrentarían a su médico si sus preferencias entraran en conflicto con las recomendaciones de tratamiento.

Entre quienes no están dispuestos a manifestar su desacuerdo, alrededor del 47 por ciento teme ser etiquetado como "difícil", (por lo que presumiblemente adoptan un papel y una actitud más pasiva), mientras que el 40 se muestra preocupado por que tales acciones dañen la relación, y más del 51 por ciento piensa que pudiera comprometer la atención, según el estudio.

Los autores señalan que el paciente teme que el no estar de acuerdo con los médicos impida la progresión de los cuidados centrados en el paciente y la toma de decisiones compartida, agregando que la mala comunicación entre ambas partes puede causar peores resultados.

Reforzando la idea de la necesidad de más cuidados centrados en el paciente y de la implicación del paciente, un nuevo estudio publicado también en el número de julio de 2012 de la revista Perspectives on Psychological Science, llegó a la conclusión de que la autonomía del paciente es un factor clave para mejorar la salud. Los investigadores encontraron que los sentimientos de autonomía, competencia y parentesco (proximidad) estaban asociadas a una mejor salud física y mental.

El psicólogo Johan Ng, de la Universidad de Birmingham, manifestó en un comunicado que: "nuestros resultados han demostrado que apoyar las necesidades psicológicas de los pacientes es esencial para que los profesionales ayuden a los pacientes a alcanzar sus metas y resultados de salud".

Tiempos difíciles estos para la buena comunicación, (tal vez cuando más falta haría...).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...