jueves, 19 de enero de 2012

"El Comprimido"


El derecho de los profesionales sanitarios del SNS
a recibir información veraz sobre medicamentos

Como han hecho desde otros lugares de la blogosfera sanitaria en esta misma semana, (entre otros en: Salud con cosas, La consulta del Dr. Casado, Salud comunitaria, Cosas del PAC, Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaMFyC, etc.), transcribo el siguiente post que se hace eco de una serie de hechos relacionados con un estudio sobre los SYSADOA (Symptomatic Slow Acting Drugs for Osteoarthritis) publicado en su día en el boletín de información farmacoterapéutica El comprimido, de IB-SALUT. El asunto ha provocado cierto escándalo mediático en el Servei de Salut de les Illes Balears.

 

Se trata de una pequeña muestra de apoyo a una serie de profesionales cuya labor no es otra que contribuir a la difusión de la mejor evidencia disponible en beneficio de los pacientes, y que se han visto enfrentados a la incomprensión de sectores que parecen defender otro tipo de intereses (políticos e industriales). No sé qué creen algunos que son los conflictos de intereses o la defensa del interés general :

 

El artículo 75 de la Ley 29/2006, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, recoge que “las Administraciones públicas sanitarias dirigirán sus actuaciones a instrumentar un sistema ágil, eficaz e independiente que asegure a los profesionales sanitarios información científica, actualizada y objetiva de los medicamentos y productos sanitarios”.

En las últimas semanas hemos podido comprobar sin embargo, cómo algunas empresas y algunas personas -responsables públicos- parecen no estar muy de acuerdo con esta normativa, la ignoran o bien la interpretan de una forma muy sui generis.

Por un lado, una empresa farmacéutica que no quiere o a la que no le gusta que grupos de evaluación independiente elaboren y difundan información, basada en la evidencia científica, sobre sus productos, y que no duda en demandar por la publicación de artículos de revisión aparecidos  en un boletín y en un blog de información farmacoterapéutica, El Comprimido. Los citados artículos únicamente trataban de proporcionar información contrastada al profesional sanitario, y una recomendación final acerca del empleo de estos productos, lo que en ningún caso obligaba al médico a modificar su prescripción ni comportaban un impedimento para la financiación de los mismos dentro de la prestación farmacéutica del servicio de salud responsable de su publicación.

Por otra parte, el Director General de dicho Servicio de Salud quien, en la misma línea que lo argumentado por la empresa farmacéutica, envía la víspera del día de Reyes una nota a los médicos de atención primaria del área sanitaria de Mallorca donde cuestiona lo publicado unos meses atrás por el mismo Servicio de Salud que dirige, diciendo que “evidencias científicas surgidas posteriormente a la publicación de los dos metaanálisis comentados en El Comprimido, demuestran los sesgos asociados a ambos estudios, por lo que no es adecuado utilizar estos metaanálisis tan controvertidos [sic] para hacer recomendaciones farmacoterapéuticas que afectan al prestigio de unos fármacos” . En dicha nota no figura ninguna referencia bibliográfica que permita localizar esas "evidencias científicas surgidas posteriormente" que se mencionan, ni se explique la causa que ha motivado el envío de la citada nota.

Frente a estas empresas y personas, pensamos que la “información científica, actualizada y objetiva de los medicamentos y productos sanitarios” no solo es un deber de la Administración, sino también un derecho de los profesionales sanitarios, y manifestamos nuestra oposición a cualquier tipo de maniobra que, de una u otra forma, intente limitar este derecho y pretenda impedir que la información se difunda de forma adecuada.

"Fármacos sintomáticos de acción lenta y administración oral para la artrosis: dudosa eficacia en el control sintomático y nula actividad condroprotectora". Como resumen, vale el que realiza Salvador Casado para sus pacientes: los fármacos "protectores del cartílago" no tienen demostrada eficacia superior a placebo, tal y como les explica en consulta.

 

Pues eso.

1 comentario:

  1. ¡¡ Pero bueno... ¡¡
    ¿Donde vamos a ir a parar?
    Si un Gerente Regional dicen que estos fármacos valen para algo, valen para algo.. y basta..

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...