sábado, 10 de diciembre de 2011

Más sobre colaboración público-privada en el sector sanitario. Actualizaciones y comentarios.

Ya advertíamos en la entrada anterior de que se trataba de un tema polémico y sensible: “Con demasiada frecuencia el análisis y debate sobre estas iniciativas aparece excesivamente ideologizado…”

Tras su publicación me llegan diversos comentarios.

En relación con la necesidad de que exista una regulación y un control independientes para este tipo de iniciativas, mi amigo Alfonso García Lorente explica su opinión. También algunos de sus argumentos sobre la oportunidad de esta fórmula y los contratos PPP/PFI merecen ser considerados y tenidos en cuenta:


“La realidad es que en las "nuevas formas" de inversión/gestión/prestación de servicios públicos mediante PFI/PPP, quien contrata cede a la tentación de considerar los proyectos [como] "iniciativas de estrategia política" y por lo tanto sujetas a la confidencialidad propia de la explotación de los datos de las iniciativas propias "en el momento oportuno" y "cuando sean consistentes" (o... favorables). Y la parte contratante, que se juega los cuartos en el mercado, no desea resultados apresurados e incompletos que comprometan las previsiones/expectativas en el inicio del ciclo de vida de la inversión. Por ello, de "transparencia e independencia en los mecanismos de regulación y control", cero.”

“Por otra parte, la economía que viene es debe ser expansiva y crecer para mantener el crecimiento… [Por tanto] “…esta es una vía, necesaria y oportuna para garantizar el mantenimiento de la prestación de servicios. Irá a más -renovando infraestructuras- para poder transformarlas en "concesiones" tuteladas, o mejor, vigiladas mediante mecanismos externos de auditoría y control (económico). Y, posibilitará en una economía no industrial, el florecimiento del tejido adecuado para una ‘terciarización’ razonable con un tejido empresarial propio asentado en el país. De otra forma, o bien la dependencia de los gestores de los fondos extranjeros de inversión (que tomarán posición predominante sobre las empresas constructoras nacionales que tengan UTE y concesiones en infraestructuras "rentables" y que en este ínterin de 5 años, se han empobrecido y son muy vulnerables), o bien -Grecia y antes Argentina- el empobrecimiento, el atraso, el recorte permanente que, en ausencia de Fondos Estructurales Europeos y/o Fondos de Cohesión, que nunca más volverán a España, nos condenarían al estancamiento y a ser un país tercero en el contexto internacional de Europa (UE o como lo llame el nuevo Tratado).”

En días posteriores ha aparecido en la prensa alguna otra noticia relacionadas con el asunto.

Sobre el mismo tema, Joan Carles March y María Ángeles Prieto en su blog “Sombreros de Colores” se preguntan: ¿Por qué lo PRIVADO en lo PÚBLICO cuando es de menor CALIDAD y más caro?. En su entrada revisan las fórmulas de colaboración público-privada en la sanidad y analizan las opiniones de las diversos partidos políticos, al tiempo que exponen los comentarios de varios expertos.   

Un tema controvertido, sin duda. Al día siguiente, el periódico destapa la siguiente noticia:


Esto debe ser, sin duda, lo que algunos llaman visión y perspectiva en la búsqueda de oportunidades de negocio y de “nichos de mercado”…

El artículo, aparecido en Público el día 9 de diciembre de 2011, es lo bastante elocuente a este respecto.

Un día más tarde, en declaraciones a la prensa, el Consejero de Presidencia de la JCCM afirma que: Los cuatro hospitales estaban condenados  a cerrarse (sic).

No hay comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...