lunes, 27 de octubre de 2014

Foro FundSIS-ESADE... Una crónica (I)

Hace unos días (17 de octubre de 2014), tuve ocasión de participar en el Foro SNS: Participación, nuevas tecnologías y legitimación del gasto y gestión pública organizado desde la Fundación Salud Innovación y Sociedad de la compañía Novartis, en la sede de la ESADE Business School de Madrid. Intervine como ponente, en mi condición de Presidente de la Sociedad Española de Atención al Usuario de la Sanidad (SEAUS), gracias a la amable invitación de mi amigo Joan Josep Artells, incansable animador y promotor de este tipo de encuentros, y cuya proverbial actividad en este campo resulta a todas luces encomiable y digna de elogio y reconocimiento.

Transcribo literalmente del tríptico de la Jornada la presentación, propósito y objetivos de la misma:

¿Palancas de impulso o de regresión?
La crisis global tiene características de shock para el sector público, en general, y para el sistema sanitario en particular. Por un lado restringe la capacidad de obtener recursos y por otro aumenta la demanda en prestaciones, servicios de salud y calidad institucional.
Compartimos además, una lógica por la cual, casi siempre, toda demanda social acababa convirtiéndose en “necesidad pública” a fin de garantizar el mantenimiento de la legitimidad de unas administraciones que persisten en presentarse como proveedoras hegemónicas de servicios.
Por otra parte, es evidente que la restricción presupuestaria y la tensión para reducir prestaciones coinciden con una creciente demanda de buen gobierno, limpieza participativa, innovación y calidad organizativa y gestión.
El Fórum invita a una reflexión colectiva acerca de la relevancia, viabilidad y posibilidades reales de activar tres instrumentos clave para la implantación de reformas estructurales solventes de la sanidad:
      La liberación del potencial transformador de las tecnologías de la información y comunicación.
      La contribución de la fiscalización innovadora del gasto y la gestión públicos.
      La participación corresponsable, influyente y efectiva de los ciudadanos y pacientes.

La discusión propuesta es relevante ante la necesidad de activar todas las capacidades latentes del control de legalidad y eficiencia del gasto sanitario público, de la sociedad en red y de la legitimación social participativa de la política sanitaria.
El dudoso incrementalismo sin horizonte explícito, el inmovilismo solapado, el cambio subrepticio de modelo del SNS no pueden contemplarse al margen de las tendencias observables en las dimensiones macroeconómicas y los cambios acelerados en la emergencia de nuevos escenarios político-sociales.
La improvisación no parece respuesta aceptable al deterioro y los desafíos a que  se enfrenta nuestro sistema sanitario – público y privado- en su conjunto.
La fragmentación de niveles asistenciales y la compartimentación multisectorial se mantiene a pesar de la abundante retórica “integracionista” sin consecuencias observables.
El modelo imperante se muestra tan refractario a la incorporación sin reservas de la “explosión digital” de la información como al reconocimiento de la contribución innovadora de nuevos proveedores y la impregnación del SNS de la buena práctica empresarial.
Y [finalmente] la concepción hegemónica de la asistencia sanitaria y la salud pública del SNS gravita aún entre la tutela burocrático–jerárquica y el paternalismo profesional inmovilista, ajenos ambos a la corresponsabilización efectiva de los ciudadanos, tanto en el mantenimiento de su salud como en la participación legitimadora de las políticas sanitarias, su implementación y su evaluación y revisión.

El formato elegido consistió en una introducción inicial para contextualizar el Foro, seguida de la confrontación de posiciones argumentadas entre tres ponentes y tres replicantes, lo que proporcionó elementos suficientes para el desarrollo posterior de un coloquio general con los asistentes.

En la introducción general, que tituló: «Crisis, globalización, erosión de las bases fiscales y reformulación de la Política Social.», el profesor Joan Subirats, @subirats9 Catedrático de Ciencia Política del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas de la UAB, explicó su perspectiva del momento actual. La idea central puede resumirse en que nos encontramos en un auténtico cambio de época y no en una mera crisis de carácter coyuntural. Las herramientas de que disponíamos hasta ahora ya no sirven para su análisis. Dos apuntes:

«Para mí uno de los temas clave es la idea de intermediación. Las grandes instancias de intermediación que habíamos construido durante el fordismo, en ámbitos como el productivo, el educativo, el de los servicios o el político, se transformaron con la aparición de Internet, y ya no son espacios de intermediación estrictamente necesarios.»

«Ser hoy realista puede y debe querer decir exigir a la democracia que incorpore a la ciudadanía en la resolución colectiva de los problemas comunes, y ello implica no confundir política con instituciones, ni participación con elecciones.»

Es interesante destacar las referencias y documentación adicional de contexto sugerida:




La primera de las tres ponencias posteriores: «Información y TIC: del confinamiento administrativo a la propulsión reformadora.» fue presentada por Francisco Lupiáñez-Villanueva @flupianez profesor en la Universitat Oberta de Catalunya. Open Evidence. Internet Interdisciplinary Institute.

Su intervención puede calificarse como ejemplo de un moderado y saludable ciberescepticismo, con un llamamiento a la prudencia y a limitar las desmesuradas expectativas sobre el papel (y sobre todo el alcance) que pueden/deben tener las TIC en la mejora global de la atención sanitaria.

Y éstas son las referencias y documentación de contexto sugeridas por el ponente:


La segunda ponencia corrió a cargo del Dr. Rai Belenes, con una dilatada trayectoria en puestos de responsabilidad en la administración sanitaria pública y en la actualidad Director Adjunto de Innovación de IDC Salud:
  
«Control del Gasto y la Gestión Públicos: integración de la fiscalización financiera y de legalidad y evaluación de resultados e impacto social.»

Vivimos una crisis de confianza generalizada, para la que tal vez no sirvan los modelos hasta ahora existentes de control del gasto público que, por otra parte, no han podido evitar las (enormes) desviaciones presupuestarias que sistemáticamente se venían produciendo en los presupuestos sanitarios.

Referencias y documentación de contexto:


  
Queda para el siguiente post el desarrollo de la tercera ponencia del Foro: ¿Quién teme a la participación?, que me correspondió desarrollar, y en la que intenté explorar si es posible avanzar en el sistema sanitario desde una participación (meramente) simbólica hasta una (auténtica) corresponsabilidad efectiva de los ciudadanos…
(Continuará...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...