sábado, 2 de agosto de 2014

Un «Regimen Sanitatis» Gaélico

En agosto de 2011 este blog al que decidimos bautizar como Regimen Sanitatis 2.0  inició su andadura en la procelosa blogosfera sanitaria, cada vez más activa y poblada. Con un total de 215 entradas publicadas desde entonces, hemos intentado mantenernos fieles a la idea que inicialmente lo animaba y que aparece en su frontispicio a modo de declaración de intenciones: «…recoger también una serie de reflexiones, comentarios y observaciones sobre salud y enfermedad, gestión sanitaria, medicina e historia, sociología, economía de la salud, literatura y otros aspectos relacionados con un ámbito cada vez más incierto y complejo...»

Todos y cada uno de nosotros somos producto y resultado de nuestra propia historia vital, de nuestras decisiones, de nuestras ideas y creencias, de nuestros aciertos pero también –y sobre todo- de nuestros errores, de lo que sentimos, deseamos y alguna vez quisimos, de nuestras esperanzas y de nuestras frustraciones, de nuestras alegrías y de nuestras desdichas, en suma, de nuestra experiencia, del trayecto único y personal que, a pesar de ser intransferible e individual, compartimos y recorremos junto a otros. No estamos solos; tampoco en esta (pequeña) aventura que emprendimos hace ahora tres años. En este camino surcando la blogosfera sanitaria hemos procurado seguir algunos de los consejos y recomendaciones que nos han hecho llegar algunos buenos amigos, (con más conocimiento y experiencia), de manera personal, mediante el correo, con sus comentarios en el propio blog o a través de otras redes sociales. De acuerdo con lo establecido hace ya quince años en una de sus famosas tesis o conclusiones por el Manifiesto Cluetrainhemos intentado siempre mantener una actitud de “…humildad, franqueza y un punto de vista genuino.” En cualquier caso, a todos los que están por ahí, al otro lado de la pantalla, muchas gracias por el apoyo, la comprensión y la paciencia. En buena medida sois (también) responsables de la continuidad de esta iniciativa. Si alguno de los post que hemos ido colgando semana tras semana ha resultado de interés, ha sido motivador o sugerente o tal vez ha servido para volver la vista hacia otros lugares, o descubrir nuevos puntos de vista, eso ya es razón más que suficiente para justificar el tiempo empleado y todo el trabajo desarrollado.

Para conmemorar este tercer aniversario no se me ocurre nada mejor que hacer una breve reseña de una rareza bibliográfica: un curioso Regimen Sanitatis de origen gaélico escocés que, como  todos los tratados de este género, es una recopilación sistemática de consejos higiénico-dietéticos, basados en el conocimiento empírico de antiguos autores, que constituyen todo un régimen de vida para conservar la salud. A partir de una doctrina sólidamente fundada en la tradición hipocrático-galénica, se incluyen consejos higiénicos sobre la comida, la bebida, el sueño o las emociones, en función de la edad, la constitución, el tiempo o la época del año de que se trate.

El presente Régimen Sanitatis o Regla de la Salud procede de un manuscrito médico gaélico del siglo XVI encontrado en el Museo Británico. Consta de sesenta y dos folios de papel vitela, encuadernados con una cubierta de piel adornada por dibujos lineales sencillos. La escritura, como puede verse en la reproducción fotográfica, es bastante legible.
El texto se encuentra incluido en un libro publicado en 1911 con la transcripción en lengua gaélica escocesa y la traducción al inglés. Su autor, el Dr. H. Cameron Gillis publicó la obra en Glasgow. En el Prefacio, fechado en diciembre de 1910, explica que se trata del primer esfuerzo definitivo llevado a cabo para recuperar los viejos manuscritos médicos gaélicos que habían permanecido desconocidos durante siglos. Un trabajo al que se vio impulsado por un cierto sentido del patriotismo, por amor a su lengua y por la obligación moral de dar a conocer la historia de la medicina de su país.

Según explica en la Introducción, el tratado perteneció a John MacBeath, de la notable familia con ese nombre, que fueron médicos hereditarios de los señores de las islas y de los reyes de Escocia durante varios siglos. No menos de setenta y seis médicos llamados Macbeth o Beaton, ejercieron la medicina en Escocia entre 1300 y 1700.

“Al parecer, el volumen se mantuvo en la familia MacBeath durante muchas generaciones, pero cómo encontró su camino a Inglaterra, me temo que ahora no puede ser conocido con seguridad”, afirma H.Cameron Gillies.

El texto se compone de los siguientes siete breves capítulos:

·     Capítulo I. Regimen Sanitatis. En el que se explica que hay tres aspectos de la regulación de la salud: Conservatium, es decir, la necesidad de proteger o mantener el estado de buena salud; Preservatium, es decir, prevenir o prever la enfermedad, y Reductium, es decir reorientar y restaurar el estado de salud. Conservatium es lo que debe hacerse en los hombres sanos. Preservatium es lo correcto en aquellos que están débiles o están perdiendo la salud. Reductium es necesaria en quienes ya están enfermos.
·         Cap. II. Sobre la cantidad de alimentos (y bebidas) que deben tomarse.
·         Cap. III. Del orden de la dieta y la ingesta de los alimentos.
·   Cap. IV. Sobre el tiempo (y de cómo las comidas deben ser más o menos abundantes. según la época del año).
·        Cap. V. En relación con el tiempo de las comidas.
·       Cap. VI. Del hábito y de la costumbre. Decía Aristóteles que la excelencia moral es el resultado del hábito: Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía...
·        Cap. VII. Sobre la edad y el temperamento.

Merece la pena echar un vistazo por encima para comprobar el enorme sentido común y práctico que impregna toda la obra, que finaliza como sigue:

And this is sufficient though a great deal more might be said here. (Es decir: ...Y aunque podría decirse mucho más, esto es suficiente).

Hoy terminamos esta entrada especial con una preciosa canción coral que es la banda sonora del lanzamiento de un canal de la BBC con ese nombre: Alba, el nombre en gaélico de Escocia,  interpretada por un grupo de hombres y mujeres de esa hermosa tierra.

2 comentarios:

  1. ¡Muchas felicidades y espero seguir disfrutando de vuestros post durante muchos años más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, yo también espero tener ánimo y fuerzas para seguir escribiéndolos... Un cordial saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...