martes, 2 de agosto de 2011

DESDE SALERNO

El Regimen Sanitatis Salernitanum, conocido también como Flos Medicinae Salerni o Lilium Medicinae, poema didáctico escrito probablemente entre los s. XII y XIII, se inserta en una tradición de la literatura médica medieval, higiénica y dietética, cuyas obras se conocen bajo el nombre de regimina sanitatis o salutis, regímenes de la salud, que conocieron un especial desarrollo en el occidente cristiano, a partir de las tradiciones griega, árabe y latina del cuidado de la salud mediante la higiene. Atienden, por lo general, a la búsqueda del equilibrio entre las “seis cosas no naturales”, es decir, los factores para regular la salud e impedir que se pierda: ambiente, ejercicio, alimentos, sueño, evacuaciones y emociones.
De la Primera Edición del Regimen Sanitatis Salernitanum de 1480

De autor desconocido, aunque probablemente de origen colectivo, la primera edición, publicada en 1480 con los comentarios de Arnau de Vilanova (c.1240-1312), constaba de un total de 364 versos originales, a los que posteriormente fueron añadiéndose sucesivas estrofas.

Fue una de las obras más difundidas de la Escuela Médica de Salerno y un texto clave de la medicina preventiva en el que se exponen diversos preceptos y recomendaciones higiénicos, dietéticos y terapéuticos. Su importancia viene avalada por la amplia difusión que tuvo en toda Europa durante la Edad Media, el Renacimiento y siglos después, (hasta 1857 la Collectio Salernitana registraba más de 240 ediciones).

Miles de médicos basaron durante años sus estudios en este poema, e incluso hoy, en estos tiempos de abrumadora fascinación tecnológica, no dejan de estar plenamente vigentes muchos de sus sabios y sencillos consejos:

(...) si tibi deficiant medici, medici tibi fiant haec tria, mens laeta, requies, moderata diaeta. Lumina mane manus surgens gelida lavet aqua, hac illac modicum pergat, modicum sua membra extendat, crines pectat, dentes fricet.


Si te fallan los médicos, sigue usando estos tres:
Mente alegre, reposo y dieta moderada.
Levántate temprano y procura no olvidar
lavar con agua fría tus manos y tus ojos,
estirar suavemente los miembros todos,
refrescar el cerebro haga frío o calor, sea diciembre o julio,
peinarte la cabeza y lavarte los dientes.


La influencia del Regimen Sanitatis Salernitanum puede rastrearse en las numerosas huellas relativas a la curación de enfermedades que ha dejado en el refranero y en la sabiduría popular. La siguiente décima, del que fuera catedrático de Anatomía, don José de Letamendi(1828-1897), (injustamente denostado por Pío Baroja en su novela El árbol de la ciencia), así lo pone de manifiesto:

Vida honesta y arreglada
tomar pocos remedios
y poner todos los medios
de no alterarse por nada.
La comida moderada,
ejercicio y distracción:
no tener nunca aprensión.
Salir al campo algún rato.
Poco encierro, mucho trato
y continua ocupación.

Buenos consejos para el mantenimiento de la salud...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...