viernes, 20 de mayo de 2016

"Checklists” para la humanización de la asistencia sanitaria


«Nunca entiendes realmente a una persona hasta que consideras las cosas desde su punto de vista... hasta que te metes en el interior de su piel y caminas con ella.»
Atticus Finch "To Kill a Mockingbird" (Harper Lee)

Hace pocos días el newsletter FiercePractice Management publicaba una breve reseña de un artículo aparecido en el Huffington Post en el que de manera análoga a otros listados de comprobación utilizados en la mejora de la seguridad del paciente, se exponen una serie de técnicas cuya aplicación crearía un “contexto óptimo” y ayudaría también a mejorar la relación entre médicos (u otros profesionales sanitarios) y pacientes: ‘How doctors (And Patients) Can Reduce Medical Errors’.

Según el artículo, los dos momentos de mayor impacto en la interacción con los pacientes son al principio y al final de la consulta o entrevista, por lo que hay que prestar especial atención al momento en que el profesional se dirige por vez primera al paciente y después, en el mensaje de despedida. (De hecho, como ha demostrado el premio nobel Daniel Kahneman, fundador de la llamada economía conductual, la última parte de una experiencia afecta desproporcionadamente a la percepción total de la experiencia).

Estas son cinco de las diez técnicas que sugiere el artículo:

-       Salude al paciente con una cálida sonrisa y con las cejas ligeramente elevadas, para demostrar que realmente le importa.
-       Durante la consulta diríjase al paciente por su nombre y mírele a los ojos.
-      Al principio y al final de la visita, hable despacio y en voz baja y haga menos gestos de manos y brazos. Ello transmitirá seriedad, calidez y credibilidad.
-     Preste toda la atención de que sea capaz. Cuando el paciente haga una pregunta o realice un comentario, repita lo que dijo el paciente antes de responder.
-    No abrume al paciente con un exceso de información. Evite ofrecerle más de tres opciones para elegir.

El artículo concluye que los médicos no deben subestimar el poder de la comunicación y señala un estudio reciente que encontró que la percepción de que sus médicos son empáticos es el factor más importante que afecta a la satisfacción de los pacientes.

El listado recuerda al famoso editorial del Dr. Michael Kahn publicado en 2008 en el NEJM (‘Etiquette-based Medicine’), en el que proponía una serie de normas de (elemental) cortesía para un primer encuentro con el paciente. Una propuesta que tuvo un enorme impacto y repercusión y que ha sido posteriormente ampliada para posteriores encuentros (‘5 years after the Kahn's etiquette-based medicine: a brief checklist proposal for a functional second meeting with the patient’).

En ese amplio marco que últimamente se viene denominando como humanización de la asistencia sanitaria, y que incluye un conjunto de diversas actuaciones y prácticas clínico-asistenciales que tienen mucho que ver con el trato personal, el respeto de los valores y de la autonomía de los pacientes, resulta más que evidente que la actitud de los profesionales, la información y la comunicación, y el modo en que se prestan la atención y los cuidados son extremadamente importantes. La puesta en práctica de esas virtudes de las profesiones sanitarias a las que se refería Victoria Camps, (‘La excelencia en las profesiones sanitarias’) tienen una enorme trascendencia para los pacientes a la hora de enjuiciar el trabajo desarrollado por los profesionales y hacer posible (real) esa (deseable) humanización de la asistencia…

Como dijera el Dr. Francis Weld Peabody (1881–1927) en un famoso artículo publicado en JAMA en 1927, a partir de una charla impartida a los estudiantes de la Facultad de Medicina de Harvard en octubre de 1926 (‘The care of the patient’), y que pasa por ser el texto más reproducido y citado de la literatura médica:

«On of the essential qualities of the clinician is interest in humanity, for the secret of the care of the patient is in caring for the patient.» [Una de las cualidades esenciales del clínico es tener interés por la humanidad, por el secreto de la atención al paciente, que está en cuidar del paciente.]

5 comentarios:

  1. Buenas recomendaciones para la humanización de la asistencia, la reducción de errores y, por ende, la seguridad del paciente. Y desde luego, el principio de la entrevista y el final son decisivos; sobre todo el final, que puede estropear todo el encuentro médico-paciente. Pues bien está lo que bien acaba, y viceversa.
    Un humanizador saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Rodrigo: Es curioso que la palabra "care" como pronombre y como verbo puedan significar cosas distintas pero complementarias en inglés. Se podría interpretar la frase del Dr. Peabodycomo un juego de palabras, donde "care"="asistencia" (sanitaria)en la primera parte de la idea se completa con "care=importarte" de la segunda. "El secreto de la asistencia sanitaria (del paciente) es que te importe el paciente". :D Además de todo lo que rodea a tan maravillosa palabra (en inglés) a través de Merriam Webster, Recomiendo el artículo siguiente: file:///C:/Documents%20and%20Settings/ROSA/Mis%20documentos/Downloads/9781441955203-c1.pdf

    Interesante tu entrada, y aunque solo toque un punto de la misma, quienes la hemos leído sabemos que da para mucho.

    ResponderEliminar
  3. Corrijo el enlace: http://www.springer.com/cda/content/document/cda_downloaddocument/9781441955203-c1.pdf?SGWID=0-0-45-867693-p173947115 (es el capítulo 2 de un libro, enlace al final del pdf, de acceso libre).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu acertado y certero comentario Rosa, que ayuda a precisar mejor el sentido de la frase del Dr. Francis Weld Peabody. En alguna ocasión la he traducido como: "El secreto deL cuidado del paciente es preocuparse por el paciente", lo que se se ajusta mejor a lo que explicas...
      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...